EL OLVIDO DE UN GRAN DEPORTE EN ESPAÑA

en

Aunque el Judo sea el 6° deporte en número de licencias en España, el 4° sin contar la caza y la montaña, es un deporte olvidado por los medios de comunicación.

Podría sentarme a esperar a que cualquier cadena en su horario deportivo de las noticias, informara que un español, 13 años después, logrará este fin de semana, una medalla de oro en el Grand Slam de París, uno de los torneos más prestigiosos del mundo, del cual solo 2 españoles mas han logrado alzarse a lo más alto del podio. Sin contar que este señor lleva 2 años consecutivos, como indiscutible número uno mundial en su peso y el judoka que más puntos lleva de todas las categorías tanto masculina como femenina, siendo una clara apuesta para triunfar en los próximos juegos Olímpicos de Tokio.

Es triste que sea mas noticia que un jugador de futbol, sin desprestigiar el deporte rey, sea noticia porque esta triste o se haya hecho un cambio de look, o que sea mas importante un partido de tercera regional.

Es triste que, ese mismo día, una leyenda en activo del Judo (Teddy Riner), con 10 mundiales y 2 oros en los juegos Olímpicos a sus espaldas, después de 10 años, haya perdido un combate y tampoco sea mencionado.

Los medios de comunicación, diariamente nos muestren noticias alabando a la mujer en el deporte para que sea mas visible y que de mujeres judokas no se diga nada, cuando existen verdaderas joyas en este deporte que hace poner en pie a un pabellón repleto de aficionados.

Aunque las comparaciones son odiosas, esta es la envidia que nos da, que un país como Francia, si reconozca a estos deportistas por su valía y no sólo 15 días cada 4 años en las olimpiadas, como hacemos aquí en España.

Que un pabellón de 15.000 espectadores este a reventar 2 días seguidos, cobrando una entrada, ni mucho menos barata y se organice un campeonato espectacular en todo los aspectos.

Que Teddy Riner abra los telediarios del país, como la noticia más importante del día.

Esto es sólo una pequeña muestra de lo que tenemos que mejorar en nuestro país para llegar algún día a este nivel, que por ahora sinceramente estamos a años luz de igualar.

Pero por lo menos nos queda el buen sabor de boca de haber vivido un campeonato maravilloso, en un ambiente espectacular y con la sensación de haber estado en la «NBA» del Judo Mundial.